¿ Que vehículo regresará al hombre a la Luna ?

Durante el día, ingenieros de la NASA trabajan en el diseño del nuevo cohete espacial Ares, mientras que por la noche, otro grupo de especialistas “encubiertos”, buscan lograr un vehículo más óptimo, económico y acorde a la misión de volver a la Luna para 2020.

(AP) La misión de este grupo alternativo es diseñar un sistema de cohetes que sirva para llevar a los próximos astronautas a la Luna y regresarlos a la Tierra, sin emplear dos costosos cohetes para una misma misión, como el actual plan que lleva adelante la agencia espacial norteamericana y en el que ya se invirtieron más de siete mil millones de dólares.

Con Ares, los astronautas volaran en un cohete mientras que a las pocas horas despegará otro con la cápsula de descenso lunar y las provisiones necesarias.

Ellos llaman al proyecto “Júpiter” y, como el “Ares”, se diseña y lleva a cabo en el Centro Espacial de Vuelo Marshall. Los ingenieros envueltos en el plan alternativo trabajan por su cuenta en su tiempo libre y en su mayoría en forma anónima, con la ayuda de colegas fuera del proyecto oficial.

Ross Tierney, ingeniero de la NASA, comentó que algunos contratistas quieren una revisión oficial de la misión que involucra el cohete Ares, pero no se animan a decirlo públicamente por miedo a se transferidos a otro proyecto, descalificados o inclusive, despedidos.

Actualmente trabajan en el proyecto “Júpiter” unos 57 voluntarios desde ingenieros de la NASA, colaboradores externos y contratistas tercerizados.

Discusiones permanentes. El futuro de los viajes espaciales de la NASA es tema de debate y discusión permanente luego que se anunciara el retiro para 2010 de los vuelos de los transbordadores como el Discovery o el Atlantis, actualmente abocados a la construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS, por su siglas en inglés).

La oficina de contaduría del gobierno norteamericano han cuestionado abiertamente los costos que actualmente NASA destina y presupuesta para la vuelta del hombre en la Luna, estimados en 230 mil millones de dólares en los próximos 20 años.

Según entendidos, el sistema de cohetes Júpiter permitiría ahorrar a la NASA unos 19 mil millones de dólares en el diseño de las naves y otros 16 mil millones de dólares en los costos operativos de las próximas dos décadas.