La Vía Láctea solo tiene dos brazos

La Vía Láctea tiene dos brazos de estrellas, no cuatro como hasta ahora creían los astrofísicos.

Un descubrimiento que ha sido posible gracias al telescopio de infrarrojos Spitzer, puesto en órbita por la NASA en 2003.

La teoría de los cuatros brazos de la galaxia, que se intuía equivocada, había sido imposible de confirmar hasta ahora debido a que la Tierra se encuentra dentro de la misma.

Sin embargo, el estudio concienzudo de 800.000 imágenes enviadas por el telescopio espacial han permitido elaborar una nueva hipótesis.

Según Robert Benjamin, astrónomo de la Universidad de Wisconsin, sólo existen dos apéndices con gran densidad de estrellas jóvenes, Scutum-Centauro y Perseo, mientras que los otros dos, Sagitario y Norma, están compuestos de gases y pequeñas zonas de formación estelar.