‘Phoenix’ inicia el análisis del suelo marciano

La sonda ‘Phoenix’ de la NASA ha iniciado, finalmente, sus trabajos de análisis del suelo marciano, informó hoy el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

“Tenemos un horno lleno de material en el laboratorio con el que cuenta la nave”, que se posó el mes pasado en una zona cercana al polo norte del planeta, señaló Bill Boynton, científico de la Universidad de Tucson, Arizona.

El puñado de polvo marciano no había llegado al horno analizador debido a la estructura de grano grueso de la materia. El filtro de ingreso en el instrumento medidor sólo deja pasar partículas menores a un milímetro.

“Los científicos debieron conectar un vibrador para reducir la muestra”, explicó Boynton. “Se necesitaron 10 segundos para llenar totalmente el horno”, añadió el científico, quien dirige las operaciones del ‘Analizador Termal y de Gases’ (TEGA) con que cuenta la nave.

El brazo robótico de la nave recogió ese material y lo vertió sobre el horno número 4 el viernes pasado, 12 días después de que descendiera sobre el planeta en una misión de tres meses para analizar el hielo y buscar materiales orgánicos.

El análisis del material marciano se había visto dificultado debido a su extraña consistencia que impedía pasar el tamiz del laboratorio. “Hay algo muy extraño en este material de un lugar de Marte que no conocíamos”, indicó Peter, el científico principal de la misión ‘Phoenix’.

“Estamos interesados en determinar qué tipo de sustancia química y actividad mineral han hecho que las partículas se adhieran”, agregó el científico de la Universidad de Arizona.

En estos momentos los científicos se preparan para ordenar que el ‘Phoenix’ vierta más material marciano para ser analizado por el microscopio óptico de la nave, que continuará captando imágenes en alta resolución del panorama que le rodea.

Tras casi diez meses y un viaje de 680 millones de kilómetros, la sonda llegó a fines de mayo a la región del polo norte de Marte. La tarea principal del ‘Phoenix’ es buscar agua y rastros de vida en el Planeta Rojo.