Google se atreve con un descifrador de textos biblicos antiguos

Google se atreve con un descifrador de textos biblicos antiguos

b1bl14Investigadores israelíes dijeron que han desarrollado un programa informático que puede descifrar textos antiguos previamente ilegibles, algo que podría impulsar la creación de un motor de búsqueda al estilo de Google para documentos históricos.

El programa usa un algoritmo de reconocimiento de modelos similar al que usan algunas agencias de seguridad para identificar y comparar huellas dactilares.

Pero en este caso, el programa identifica cartas, palabras e incluso estilos de escritura, lo que ahorra a los historiadores horas de análisis de cada manuscrito.

Al reconocer este tipo de modelos, el ordenador puede recrear con alta precisión fragmentos de textos que se han decolorado con el tiempo o incluso aquellos en los que se ha escrito encima, dijo Itay Bar-Yosef, uno de los investigadores de la Universidad de Ben-Gurion, en Negev. “Cuantos más textos analiza el programa, más inteligente y preciso se vuelve”, afirmó Bar-Yosef.

El ordenador trabaja con copias digitales de los textos, asignando números a cada píxel o escribiendo según lo oscuro que sea. Separa la escritura del fondo y después identifica las líneas individuales, cartas y palabras.

También analiza la escritura a mano y el estilo, así puede “rellenar los espacios” de los caracteres sucios o decolorados que de otra manera son incomprensibles, dijo Bar-Yosef. Los investigadores centraron su trabajo en antiguos textos hebreos, pero dicen que puede usarse también con otros idiomas.

Un programa disponible para adémicos podría estar listo en dos años, agregó Bar-Yosef.

Sus creadores afirman que el programa podría impulsar un motor de búsqueda instantánea de cualquier base de datos digital de documentos escritos a mano.

Uri Ehrlich, un experto en textos religiosos antiguos que trabaja con el equipo de científicos informáticos de Bar-Yosef, dijo que con la ayuda del programa podrían resolverse años de investigación en cuestión de minutos. “Cuando hayan sido digitalizados suficientes textos, podrá combinar fragmentos de libros repartidos por todo el mundo”, dijo Ehrlich.