Sólo resiste el 36%

Si aún enciende la consola blanca de Nintendo para hacer flexiones, si aún se sube a la balanza y sigue su peso e forma más o menos continua, si aún se levanta con “awiijetas” sepa que forma (formamos)parte de una minoría. Inmensa, pero minoría. Según ITGamer el 64% de los usuarios de WiiFit en Japón han abandonado ya la tabla de ejercicios.

La encuesta, vamos a reconocerlo, ni siquiera pasaría el filtro de un “fanboy” de Sony. Se ha realizado preguntando únicamente a 1.000 usuarios. Pero tampoco sorprende el número de bajas en la guerra contra el michelín. Durante el mes que realicé “Operación Wikini”, el tema del abandono surgió en varias ocasiones en el foro. Mi respuesta fue siempre la misma: WiiFit requiere fuerza de voluntad y poco sentido del ridículo. Si se tienen ambas cosas, perfecto. Si no, da igual que se compre el WiiFit o el aparato de electromusculación de la teletienda. Ambos acabarán acumulando polvo bajo la cama.

En mi caso hubo una pausa de cosa de un mes, hasta que, una vez instalado y con televisión, decidí volver a moverme. Ahora estoy apuntado en un gimnasio al que intento ir todos los días pero eso no me ha quitado las ganas de subirme a la tabla. Lo hago por motivos diferentes, eso sí. Ya no me pego las palizas de la operación Wiikini. Me peso, compruebo que sigo teniendo sobrepeso, echo la culpa a la hamburguesa de ayer y hago un poco de yoga y flexiones para sentirme un poco más activo. Como trabajo desde casa y mi casa tiene el tamaño de un armario, me ayuda a relajarme, desconectar y sentirme más activo.

Lo dicho, con una muestra de 1000 usuarios la encuesta parece como poco arriesgada. Pero si la cifra fuese cierta —o incluso mayor-, no me sorprendería. Y aún con esas, si Nintendo ha conseguido que el 36% de los usuarios de WiiFit convierta el ejercicio en una rutina diaria o semanal… ¿qué más se puede pedir?