La hormona betatrophin, ¿solución para la diabetes?.

La hormona betatrophin, ¿solución para la diabetes?.

Los diabéticos llevan muchos años esperando una solución a su menoscabo endocrino, y aunque lo cierto es que hay muchas líneas de investigación, ninguna termina con dar con la clave de conseguir que el propio cuerpo de los enfermos, vuelva a generar la hormona insulina, para permitir la entrada de la glucosa a las células. La diabetes es un gran negocio, mejor dicho, un negociazo, y las empresas farmacéuticas no están dispuestas a matar la gallina de los huevos de oro. Un diabético es una ruina para el estado y una mina de oro para la industria farmacéutica. Insulina, tiras reactivas, agujas, aparatos medidores de glucosa, etc. Hay una industria montada por y para los diabéticos. Por eso cada vez que surge una noticia del descubrimiento de algo que signifique la cura de la diabetes, siempre la tomo con mucho cuidado.

Por ejemplo, un científico se pone a investigar, subvencionado por un estado, instituto o fundación, y descubre algo que permite la cura de una enfermedad que genera mucho dinero. La industria farmacéutica ve el peligro de que se acabe el chollo, y le da un pastón al científico para que se dedique a otra cosa, por ejemplo a buscar otro medicamento que de mas pasta para curar otra enfermedad, esto por desgracia pasa. Está claro. Por eso yo siempre he pensado que la cura de la diabetes debería venir por el lado de que el científico en cuestión, le afecte directamente a el o a alguien de su familia, y que esté dispuesto a renunciar al dinero que le ofrezcan, por dejar de investigar. Aunque esto es raro, a veces pasa.

Bueno pues ahora parece ser que se ha descubierto una hormona que acelera la creación de células beta pancreáticas, que son las productoras de la insulina. Son unos investigadores del Instituto de Células Madre de Harvard (HSCI), en Cambridge, Massachusetts (USA). Lo han probado en ratones y se han dado cuenta que esta hormona hace que produzcan células beta pancreáticas secretoras de insulina a velocidades de hasta 30 veces la tasa normal, lo que podría ser una ayuda en el tratamiento de la diabetes. Lo bueno que tienen estas nuevas células beta, es que producen insulina sólo cuando se lo pide el cuerpo, con lo que la regulación de la glucosa en sangre con la insulina que segregan, es casi como en una persona sin la enfermedad, lo que supone un gran avance para evitar las temidas bajadas de azúcar o las subidas.

Si el desarrollo de este tratamiento llega a buen puerto, podría significar que, en lugar de ponerse inyecciones de insulina tres o mas veces al día, administrar una inyección de esta hormona, una vez a la semana o una vez al mes o en el mejor de los casos puede que incluso una vez al año”, indicó el profesor Melton de la Universidad de Harvard y codirector del Departamento de Células Madre y Biología Regenerativa del centro universitario.

El tratamiento estaría destinado sobre todo a los enfermos de la diabetes tipo 2, aunque podría ayudar a los enfermos de la tipo 1 también, pues la diabetes tipo 1, al ser una enfermedad autoinmune, no está claro que el cuerpo del paciente no matara tambien estas nuevas celulas. A favor tiene que la velocidad de creación de células beta nuevas haga que el sistema autoinmune no de a basto y no las mate a todas, lo que permitiría generar algo de insulina y reducir los pinchazos.

El profesor Melton empezó la investigación cuando nació su primer hijo con diabetes. Luego tuvo otra hija con la misma enfermedad, lo que le hizo dedicarse de pleno en la búsqueda de una solución a la diabetes. El descubrimiento de la hormona vino por casualidad, al darse cuenta de que las ratonas al quedarse embarazadas producían mas células beta, y esto les llevo a encontrar esa hormona que es la encargada de desencadenar ese proceso de replicación y creación descontrolada de nuevas células beta,  cuando una hembra se queda en estado.

Espero que esta nueva línea de investigación de frutos en el corto o medio plazo y ayude a esos millones de diabéticos de todo el mundo, a ganar a la enfermedad.

betatrophin