Electricidad en cualquier sitio, nanogeneradores eléctricos

Los nanogeneradores eléctricos son aparatos de pequeñisimo tamaño, que generan electricidad en casi cualquier sitio. Actualmente se ha desarrollado uno viable comercialmente, esto quiere decir que el común de los mortales podemos pagarlo para usarlo. Parece ser que la fabricación del mismo no requiere grandes infraestructuras ni materia prima muy cara.
El dispositivo obtiene energía del “movimiento” y se podría implantar incluso en el mismo cuerpo humano, donde la electricidad se podría generar andando, respirando o incluso a través del flujo sanguíneo o los latidos del corazón.
El nanogenerador lo ha desarrollado Zhong Lin Wang del Instituto Tecnológico de Georgia, en Estados Unidos. El prototipo a conseguido alimentar diodos emisores de luz, diodos láser y pantallas comunes de cristal líquido, como las que usan las calculadoras, relojes digitales, etc.
Esa energía que se genera por el movimiento se almacena periódicamente en un condesador lo que le permite la trasmisión de señales inalámbricas.
Aunque actualmente esta en fase de desarrollo, se abren infinidad de caminos para su uso. Imaginémonos estos nanogeneradores en la suela de nuestros zapatos que hiciera que pudiéramos cargar nuestro teléfono móvil sin necesidad de cargadores externos a la corriente eléctrica de nuestra casa.
O incluso dentro de nuestro cuerpo, para marcapasos, bombas de insulina, y demás dispositivos electrónicos que actualmente se están implantando por la medicina, para curar enfermedades o paliar sus efectos en nosotros.

El equipo de Wang han demostrado la viabilidad comercial del último nanogenerador usándolo para alimentar un LED y una pantalla de cristal líquido, como los que usamos normalmente en la vida diaria. En este caso, la energía para generar electricidad es la recibida por el nanogenerador al apretarlo entre dos dedos.

La clave de la tecnología radica en los nanocables de óxido de zinc. Estos son piezoeléctricos, es decir que pueden generar una corriente eléctrica cuando se les estira o flexiona. El movimiento del cual se aproveche su energía puede ser prácticamente cualquier movimiento corporal, como caminar, los latidos del corazón, o incluso el discurrir de la sangre a través del cuerpo. Los nanocables también pueden generar electricidad en respuesta al viento, el rodar de neumáticos, o muchos otros tipos de movimiento.