Ordenadores térmicos

Ordenadores térmicos

halDos físicos asiáticos (Lei Wang de la Universidad de Renmin en China, y Bao Wen Li de la Universidad Nacional de Singapore) especialistas en un nuevo campo llamado “fonónica”, afirman que el calor producido por un procesador podría aprovecharse para añadirlo a su potencia de cálculo.

“Procesar datos codificados empleando fotones – computación fotónica – es un ejemplo claro, y en el año 2007 los investigadores construyeron el primer transistor óptico operativo. Pero ahora la idea de emplear computación térmica se está haciendo cada vez más popular entre los físicos de aplicaciones. El calor viaja a través de materiales sólidos por medio de los fonones – las ondulaciones de vibración que pasan a través de una serie de átomos. Estas ondulaciones pueden usarse para enviar y almacenar datos de forma digital: una temperatura se lee como 0 o “apagado”, mientras que una segunda temperatura es interpretada como 1 o “encendido”. Si la memoria térmica está bien aislada, puede mantener las temperaturas – o lo que es lo mismo, los datos – de forma intacta durante un período largo”.

El problema al parecer es que los lectores de temperatura (osea el “termómetro lector”) alteraba las temperaturas al acceder a los átomos, bien fuera enfriándolos o calentándolos. Para solucionar este inconveniente, Wang y Wen Li encontraron un diseño que explotaba el hecho de que (téoricamente) algunos materiales solo pueden intercambiar calor cuando se encuentran a temperaturas similares. Empleando dos de estos materiales en las cabezas lectoras, uno que se mantiene siempre frío y otro caliente, ambos físicos diseñaron una puerta lógica térmica, y detallaron sus hallazgos en la revista Physical Review Letter.